Crónicas del Puertovarino a Pie: Cumplir años en Pandemia

Texto por: Seba Schirmer L. / Ilustración: Rafa Angluo @kipper_art 

A fines de junio estuve de cumpleaños y, como a todos desde marzo, me uní al club de los que debieron celebrarlo encuarentenados. Celebrar un cumpleaños, en realidad celebrar algo, en medio de una pandemia es algo singular y no menos extraño. Primero, por las razones obvias, celebrar algo mientras hay gente que sufre hambre, fallecimientos o incertidumbre laboral es un contraste fuerte, pero como todo en la vida, la presencia de esos contrastes es propio del universo en que vivimos y no debemos negar ninguno de los dos. En segundo lugar, la imposibilidad de reunirse con amigos y seres queridos también hace que celebrar se reduzca a algo muy íntimo (el hogar) y con suerte una videoconferencia. Y, como saben los que lo han intentado, festejar por videoconferencia es un desastre. Cuesta muchísimo conversar o mantener siquiera un mínimo de entendimiento en la cacofonía de voces. Unos que intentan hablar con otros, otros cuyos perros tienen un concierto a tres ladridos, aquellos con niños pequeños o guaguas que chillan en el fondo, el que tiene una conexión pésima y llega con desface o grita, como si eso mejorase los errores de conexión, y esos con música de fondo. En definitiva, utilizar plataformas diseñadas para conferencias o reuniones formales simplemente no funcionan en un encuentro casual, donde las conversaciones se cruzan, las interacciones son muchas y el ruido demasiado. Además que tiene algo de penoso el beber frente a una pantalla, aunque sea ciber-compartiendo.

Fue un cumpleaños extraño en el que opte por simplemente no hacer nada, razones hay para celebrar, sigo otro año vivo, mi familia creció y esta sana; pero la gente con la que uno quiere compartir no está aquí y, quizás, ellos no tengan razones para compartir. Pero el otro año será otra historia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.