LOADING

Escribe para buscar

Destacados Editorial Medio Ambiente Nota Panoramas Puertovarino a Pie Revista

El Puertovarino a Pie: Caminando por la Ciudad

Share

La mirada de un puertovarino a Pie… Texto por: Seba Schirmer / Ilustración: Andrés Zurita Quintana

¡Feliz año nuevo! Cumplidas las formalidades correspondientes al cambio de fecha arbitraria de nuestro calendario, pasemos a los que nos convoca. Caminando por las calles de Puerto Varas no puedo dejar de notar que esta ciudad siempre está en construcción o arreglo. Montones de ripio, tierra y escombros que se acumulan en las calles. Camiones que transitan por todas las calles de la ciudad, incluso esas donde están prohibidos, realizando maniobras peligrosas e ilegales a expensas de peatones y vehículos particulares. Grupos de trabajadores con sus cascos de colores retozando en las áreas verde cual flores primaverales, mientras las veredas destruidas no parecen tener un fin. Líneas de gas que destruyen cuadras completas para dejarlas después a medio terminar, con una calidad paupérrima, llamando a rompernos una pierna.

Infinitud de inmobiliarias comiendo la ciudad como la Nada de la Historia Sin Fin, con sus monstruosas máquinas destruyendo nuestras calles y quietud, importándoles poco que suceda después que venden sus departamentos de juguete. La ciudad parece estar en constante cambio, fagocitándose y creando aleatoriamente nuevas partes, cada vez más grandes y grotescas, como la arquetípica Metrópolis de nuestras pesadillas (invito un café al que entienda la oscura referencia), que muta en forma kafkiana sin importarles sus insignificantes ciudadanos.

Vivimos un fenómeno parecido al de la economía, donde su propia inercia insana ha hecho olvidar el foco principal: las personas. Las continuas obras civiles solo empeoran la calidad de vida de una ciudad saturada, donde las que menos importan son sus habitantes. Resulta paradójico la gran cantidad de calles intervenidas por las empresas sanitarias, de gas, comunicaciones y constructoras pero las calles y veredas siguen en un estado lamentable, llenas de grietas, agujeros y tierra. Las rejillas para aguas lluvias llenas de restos de escombros y nosotros, los pobres peatones viendo desde nuestra esquina la barbarie de la desidia y mala fiscalización.

Somos aquellas pobres criaturas de Fantasía o Mer, viendo como la Nada o las Aguas Negras consumen nuestro mundo sin poder hacer nada, salvo lamentarnos impotentes. ¡Feliz año nuevo! Cumplo las formalidades, mientras camino entre montones de tierra, escombros, sorteando camiones y grúas en una ciudad con vida, pero sin intelecto que crece, destruye y muta en desmedro de aquellos a pie.

 

Tags:

2 Comentarios

  1. Sebastian 24 enero, 2019

    Hola! Creo que lo que falta son dos cosas:
    1. qué dejemos de estar de moda y de ser una ciudad en la que todos quieren vivir (por suerte ahora Valdivia es el nuevo blanco)
    2. control, hasta ahora las autoridades no han sabido controlar la situación, incluso peor, fomentado algunas de las cosas que “sobran”.
    Puerto Varas es un buen ejemplo de matar la gallina de los huevos de oro, de una ciudad idilica y pequeña, que llamó la atención de los que viven en la urbe y quieren esta vida bucolica, solo nos trajeron la urbe a una ciudad que no esta preparada y la transformaron en una versión a escala de la urbe.

    Responder
  2. Domingo 17 enero, 2019

    Hola Seba, es una realidad un poco triste, pensar que desde un tiempo a esta parte la tranquilidad de la ciudad se ha ido perdiendo y que no hay muchos beneficiados,… quizá se está refundando la ciudad auspiciado por inmobiliarias y la promesa de una compra con vista al lago que será solo de algunos,… pero con todo esto que pasa, que crees que le falta a la ciudad, pensando que todo lo descrito parece que le sobrara.

    Sinceramente me da pena lo descrito, sobrevivo en Santiago y he viajado a Puerto Varas desde el 2012 año por medio y he visto a la distancia como ha cambiado,… que le falta a Puerto Varas para seguir en calma y con ese aire tranquilidad?

    un saludo desde Santiago.

    Responder

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Siguiente