LOADING

Escribe para buscar

Exhibición Memories Nota Reconocimiento

Juguetería Brintrup-Hertling: Recuerdos que perduran y forman parte de la Historia de Puerto Varas

Ya! Puerto Varas
Share

En Puerto Varas, en la calle Arturo Prat #284 hay un lugar que sin dudas marcó la infancia de muchos; la Juguetería Brintrup – Hertling. Hoy, transformada en un museo y centro de interpretación; abierta a quienes quieran conocer su historia y recordar los años en los que los juguetes de madera formaban parte de cada aventura.

Allí, durante años Don Alejandro Brintrup junto a su señora; Doña Gioconda Hertling fabricaron juguetes de madera, que se vendían a niños y familias de los alrededores.

LA HISTORIA

Don Aejandro Brintrup y Doña Gioconda Hertling, se conocieron de muy jóvenes; y se enamoraron perdidamente. Él, trabajaba en una empresa de genética en Puerto Octay (Puerto Fonck) donde se casaron y tuvieron 2 hijas: Magalí y Lilianet.

Don Alejandro, siempre tuvo dos pasiones; cantar y hacer cosas con madera, y fue así que comenzó a hacer juguetes para sus pequeñas hijas se entretengan. Doña Gioconda, pintaba los juguetes y le daban vida así a maravillosos cochecitos, carritos, columpios, etc con los cuales las niñas jugaban.

Poco a poco, amigos de la familia; comenzaron a pedirle a Don Alejandro pedidos de nuevos juguetes para regalar, ya que eran muy bonitos y todos los querían tener. Fue entonces que se plantearon seriamente la idea de dedicarse de lleno a los juguetes y trasladarse en el año 1960 a Puerto Varas, donde se instalaron en el lugar que funciona hoy como Museo (y vivienda)

Si bien hacían ya 5 años que se dedicaban a fabricar juguetes, fue allí donde el negocio creció a tal punto que no había niño en la ciudad que no tuviera uno de sus juguetes.

Los niños, llegaban ilusionados a la juguetería; que fue armada por sus propios dueños íntegramente: “Mi papá hizo todo, armó las máquinas, hacía los diseños y mi mamá pintaba. Mi hermana y yo, éramos chicas pero ayudábamos en todo lo que podíamos, papá era muy detallista y cada juguete era especial. Se hicieron 160 modelos de juguetes diferentes y alrededor de 500 de cada uno” comenta Magalí, mientras rememora los lindos recuerdos de aquellos años y agrega que los niños creían que Don Alejandro era el intermediario del viejito Pascuero.

Actualmente, la juguetería Brintrup fue puesta en valor a través de la Universidad Austral de Chile (sede Puerto Montt) quienes ayudaron junto a la familia a montar el centro de interpretación, en donde se puede conocer la historia completa, ver los moldes, juguetes, accesorios y muchos otros recuerdos de un lugar que supo cautivar a los niños y que hoy es un gran baúl de recuerdos para las casi 3 generaciones que pudieron disfrutar de toda su magia.

El lugar, puede ser visitado los días Sábados y Domingos, de 11 a 13:30 hrs y de 14.30 a 18 o coordinar entre semana, previa reserva telefónica al +56 977222141

/

 

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Siguiente