Leche nevada: La excelencia a gusto de muchos

La gastronomía chilena tiene el privilegio de ser una de las más variadas del mundo, siendo esto debido a la gran afluencia cultural con la que ha contado históricamente. La influencia culinaria recibida, así como la diversidad de ingredientes de la que dispone el país, han dado lugar al desarrollo de un recetario propio capaz de encandilar hasta al más exigente de los comensales.

Ya el otro día les mostramos una excelente receta de dulce chileno y en esta ocasión les traemos otra receta que muchos recordarán de su niñez. Siendo un básico de la gastronomía chilena ha logrado encumbrarse como el postre típico de los días festivos; efectivamente nos referimos a la leche nevada.

Historia de la leche nevada

Este postre tradicional encuentra su origen en la época de la colonización. Los españoles traían consigo recetas que incluían la mezcla de leche y azúcar, lo que poco a poco fue integrándose dentro de las propias costumbres latinas.

El constante desarrollo de recetas desembocó en una adaptación de un postre europeo denominado con el francés île flottante, lo que significaría isla flotante, que pasó a ser bautizado como leche nevada, como referencia a los copos de merengue depositados sobre un delicioso budín de leche, lo que da la impresión de nieve.

Esta tradición ha sido transmitida por generaciones y cada familia ha ido incluyendo modificaciones en los ingredientes e incluso añadido acompañantes tales como galletas muy ricas con el toque de la vainilla del budín. Sin embargo, hoy les mostramos la receta original de leche nevada.

Receta de leche nevada

Ingredientes para 4 raciones:

  • 3 tazas de leche
  • 3 huevos
  • 2 cucharaditas de harina de maíz
  • ¾ taza de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharada de azúcar
  • Canela en polvo al gusto

 

Preparación:

  1. Separar la yema de la clara de los huevos.
  2. Montar las claras a punto de nieve y agregar la cucharada de azúcar. Seguidamente batir las yemas y reservar ambas mezclas.
  3. Hervir la leche junto con el resto del azúcar y la esencia de vainilla. Cuando esté todo integrado continuar calentando a fuego bajo mientras se colocan con cuidado cucharadas del merengue (las claras a punto de nieve que se habían reservado) sobre la leche, procurando que se cuezan por todos los lados. Cuando los copos de merengue estén cocidos retirar.
  4. Cuando todos los copos de merengue estén listos y retirados. Agregar a la leche que se había usado las yemas previamente batidas y la harina de maíz (disolver con anterioridad en un poco de agua fría). Remover con energía para que no se formen grumos y cuando se haya obtenido una textura cremosa, retirar del fuego.
  5. Servir la mezcla de leche en pocillos individuales, colocando cuidadosamente sobre esta los copos de merengue. Espolvorear por lo alto canela.

https://www.pedidosya.cl/cadenas/tip-top

Instagram: https://www.instagram.com/galletastiptop/?hl=es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *