LOADING

Escribe para buscar

Destacados Humor Nota Noticias Panoramas Puertovarino a Pie Revista

Marzo: Crónicas de un PuertoVarino a Pie

Ya! Puerto Varas
Share

Texto por Seba Schirmer. Ilustración: Andrés Zurita

Y llegó marzo se fue el verano y se nota: menos turistas, menos calor, más lluvia. Volvemos a la misma rutina de cielos grises y calles transitables. Pero volvemos a los horrores de la vida adulta. Los niños al colegio, incluyendo útiles, uniformes, colegiaturas, etc.… Los horrores tributarios, con declaraciones juradas y libros contables (que nunca calzan con las propuestas del servicio). Y por supuesto con los horrores de una ciudad que muta, con nuevas y mayores obras que entorpecen en vez de ayudar a la vida en la ciudad. Pero no todo es malo, al fin se puede salir a comer a un restaurant sin tener que reservar o esperar horas a que haya una mesa, por fin los cajeros tienen plata y cada vez menos hordas de gente acampando en plazas. Marzo es volver a dejar de ver salchichas en Instagram y donde los bronceados empiezan a desvanecerse. Deberíamos volver a como era antiguamente, donde el año empieza en marzo, dado que es realmente cuando las cosas ocurren.

Ocurren las cuotas de la tarjeta, los impuestos y la patente del auto. Ocurren las alzas de TODO y las bajas de temperatura, ocurre que la gente vuelve a sus rutinas y vidas reales. No puedo decir que me encanta marzo, pero si que por fin se puede caminar en paz, las primeras lluvias hacen agradable el olor a la naturaleza (salvo por los microbasurales que lamentablemente abundan en la ciudad), probar una hamburguesa con tranquilidad y que todo vuelva a verdear.

Ahora, por otro lado, el clima empieza con sus jugarretas. Llueve y sale el sol a partes iguales y en forma totalmente aleatoria, que en la práctica es morirse de calor y empaparse por partes iguales. Mañanas y noches frías con días sobre los 20 grados, que para alguien a pie es bastante desagradable, porque hay que cargar con chaquetas y fundas impermeables por todas partes. Y ocurre esa extraña convivencia entre personas en short y polera con otras con parkas y botas de goma. Volvamos a pasear por la ciudad, recuperemos los espacios y nuestro espíritu. Los invito a pasear a pie, disfrutar de la tierra húmeda, el verdor que vuelve y entre todos volvamos a tener el Puerto Varas que disfrutamos en nuestra juventud.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.