LOADING

Escribe para buscar

Editorial Nota Repotajes Revista

Sanación a distancia: El poder de creer

Share

Por: Agustín Oyarzún Velásquez, Profesor de Lenguaje y Comunicación /Investigador Paranormal

Desde hace años en la televisión se vienen mostrando casos de gente que se ha recuperado milagrosamente de enfermedades complejas, e incluso terminales, gracias a la ayuda de unos misteriosos monjes en Brasil, quienes practican la sanación a distancia. De buenas a primeras, suena irreal y poco creíble, sin embargo, existe una cantidad considerable de testimonios de personas que se han tratado con ellos, y se han sanado “inexplicablemente”.

“Me curé de un cáncer terminal”, “tenía una hernia lumbar y desapareció”, “estaba prácticamente postrado y de pronto logré moverme nuevamente”, “mi madre estaba desahuciada, no había vuelta atrás, y ahora está bien, se sanó”. Frases de este tipo he leído y escuchado antes; sin duda, suenan increíbles, empero, son reales.

Antes de seguir, probablemente se preguntarán qué es la sanación a distancia. Esta práctica es realizada por diferentes grupos religiosos en Brasil, siendo los más conocidos los monjes Tupyara, cuyas intervenciones han sido comentadas en diferentes matinales y programas tanto en Chile como en el extranjero; así también, otro grupo que suele ser mencionado es Anjos de Luz. Esta práctica requiere de la intervención de un médium, quien funciona como puente entre los ascendidos – médicos, enfermeras, especialistas de distintas áreas – y los pacientes terrenales. Sí, la sanación a distancia se realiza mediante la intervención espiritual de personal médico que ha dejado este mundo y ha trascendido a otro plano superior de existencia. El médium es el contacto entre ambos planos. Y esto no es algo que me esté inventando, al contrario, me lo contó una monje, tal vez la única monje chilena que practica y desarrolla esta disciplina, y que ha sido aceptada como tal en Brasil, teniendo el grado de Mae de Santo, el más alto. Pero antes de llegar a este punto, retomemos lo anterior.

La forma de solicitar el contacto generalmente implica el envío de una carta manuscrita al templo ubicado en Brasil; en esta, debe indicarse el diagnóstico médico y la dirección donde se desea que se realice la intervención, entre otros. La respuesta puede demorar desde unas semanas hasta un par de meses. El paciente debe seguir una dieta liviana, evitar excesos, cuidarse, etc., como si se tratara de una operación común y corriente. Por lo demás, no debe abandonarse el tratamiento médico respectivo, ya que la sanación es complementaria, no suple la medicina. El día de la intervención – fijado con antelación, con hora incluida –, la persona deberá estar en un lugar cómodo de su hogar, sin compañía, vestido con ropas blancas. Según los testimonios que conozco, y otros que pueden encontrarse en internet, llegado el momento de la operación, la persona sentirá leves dolores en su cuerpo, conversaciones y pasos, sin embargo, no ha de temer. Finalizado este proceso, hay quienes señalan encontrar gotas de sangre y marcas en el sitio donde ha sufrido de dolencias, o desde donde debería extraerse un tumor. Con el paso de los días, y tras asistir al control médico rutinario, increíblemente su condición ha mejorado notablemente.

Por más increíble que parezca, esto es real. Como señalé anteriormente, tuve la posibilidad de conversar y entrevistar a una de estas monjes, que casualmente es chilena. Todo se dio gracias a que en el espacio que tengo en Radio Bío Bío – “Hechos Paranormales”, madrugada de martes de 02:00 a 03:00 am, también disponible en YouTube – y tras justamente tocar este tema, ella llamó a la radio para aclarar unos puntos. Después de esto, me puse en contacto.

Es curioso pensar que algo que parece tan lejano es practicado por una chilena, que además tiene el grado más alto en su templo, el Dois Irmaos Unidos, de Petrópolis. En la conversación que tuvimos – que puede encontrar en mi canal de YouTube “Archivos Ocultos del Vigía” – me señaló que ellos se rigen por la doctrina espírita, sistematizada por el francés Hippolyte Léon Denizard Rivail, más conocido como Allan Kardec. Entre los puntos más importantes, destacan el que ellos deben prestarle ayuda a todos aquellos que lo necesiten, sin ningún tipo de miramientos, que no cobran por esto, aunque sí pueden recibir donaciones para el templo, y que existen ciertas cosas que no pueden ni podrán ser curadas: “cuando la enfermedad es karmática, no puede sanar”. Con esto, la Mae de Santo Eliana – ese es su grado y nombre – se refiere a que nosotros, en realidad, vamos reencarnando a lo largo de los años, y que todas nuestras acciones pasadas repercuten en nuestras vidas futuras, y mientras “no se pague todo el mal causado antes, la persona estará condenada a sufrir”, por esto hay ciertas cosas en las cuales ellos no pueden intervenir exitosamente.

Como mencioné al inicio, los monjes trabajan como médiums, como puentes entre el plano astral y terrenal, son ellos quienes solicitan la ayuda, quienes permiten que los espíritus pasen a este mundo y puedan cumplir con lo que se pide. Por esto, es con ellos con quien se deben comunicar, informar y comentar todo lo que el paciente tiene. Suena extraño y fantástico, sin embargo, posterior a la entrevista, fui conociendo casos de diversa complejidad donde esta monje intercedió exitosamente.

¿Qué señalan los estudios científicos al respecto? Obviamente descartan la posibilidad de que un espíritu sea capaz de realizar una operación, es imposible. Señalan a la mente como la causante de esto: cuando la persona se enfoca en algo, puede lograr que esta misma sea capaz de detectar y eliminar cualquier cosa que esté interfiriendo con el correcto funcionamiento biológico. La fe pasa a transformarse en voluntad; la sugestión jugaría un papel importante entonces, el creer que podemos sanar nos haría sanar realmente. Sin embargo, la ciencia tampoco puede establecer cómo esto puede llegar a producirse en todos los casos, tomando como antecedente que en ciertas ocasiones es un familiar quien pide la ayuda espiritual para alguien que se encuentra grave.

Podemos creer o no creer en este tipo de prácticas, sin embargo, existen cientos de casos donde las intervenciones realizadas por monjes han resultado exitosas, o a lo menos, han ayudado a aminorar las dolencias y a hacer más llevadero el tratamiento. Es importante recordar que esto no reemplaza a la medicina convencional, es más, ellos mismos lo señalan e insisten que se debe seguir con los tratamientos.

Si necesita ayuda y quiere ponerse en contacto con Mae de Santo Eliana, escríbame al correo archivosdelvigia@gmail.com, también puede ver en YouTube la entrevista que le realicé en mi canal Archivos Ocultos del Vigía – “Sanación a distancia: entrevista con una monje” –, en donde podrá encontrar la información de contacto igualmente en la descripción del video.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Siguiente