LOADING

Escribe para buscar

Gastronómica Nota Panoramas

Sopaipillas: un clásico de la gastronomía chilena

Ya! Puerto Varas
Share

Dulces o saladas, redondas o cuadradas: las sopaipillas son parte del patrimonio de la gastronomía chilena.  

La receta, llegó a América junto con los colonizadores españoles que las llamaban “sopaipa”, palabra de origen árabe que significa pan mojado en aceite. Los araucanos las bautizaron sopaipillas en honor a un ave de la región. El aporte americano fue darle el baño de chancaca, producto típico de la repostería chilena elaborado con azúcar sin refinar y melaza, saborizada con canela y cáscara de naranja o limón.

Las venden frescas o congeladas para freír y hay distintas formas de hacerlas y servirlas. En cada familia, sin dudas hay un tip, un secreto o una costumbre distinta, que hace de la sopaipilla una deliciosa preparación.

Los acompañamientos, suelen ser tan distintos como sus formas: salsa de ají, pebre, mostaza, queso, azúcar flor, miel, chucrut, mayonesa, etc.

La sopaipilla cabe en la clasificación de panes fritos. Se hacen principalmente con zapallo en la zona centro-sur o simplemente, con harina de trigo. Aquí, tres recetas:
Sopaipillas clásicas

 

Para 40 unidades aprox.

Ingredientes:

1 kg harina común

4 cucharadas de polvo de hornear

700 gr zapallo cocido y molido

3 cucharaditas colmadas de grasa

1 cucharadita de sal o a gusto

2 a 3 panes de manteca vegetal para freír

Instrucciones:

  • Hervir el zapallo, cortado en trozos pequeños.
  • Quitar el agua y molerlo, agregar la sal y revolver.
  • Cernir la harina, de a poco sobre el zapallo y formar una mezcla, agregar el polvo de hornear.
  • Amasar, con las manos sobre la mesada.
  • Derretir la grasa, a fuego lento y agregarla a la mezcla del zapallo y la harina
  • Mezlar todo y amasar, luego dejar reposar la masa durante 10 minutos.
  • Estirar la masa, y dejar medio cm de espesor.
  • Cortar las sopaipillas en la forma deseada y pincharlas con un tenedor (para que se cocinen mejor)
  • Dejarlas reposar 10 minutos más, mientras calentamos la manteca vegetal para freírlas.
  • Una vez fritas, dejarlas escurrir en papel absorbente.

Se sirven a gusto, ya sea con pebre, mermelada, ají, azúcar, etc. Son ideales para los días fríos y de lluvia.

Esta, es una de las tantas recetas. Cuál es la tuya?

Con chancaca, un clásico en el sur! 

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.