Sucesos Paranormales: Más comunes de lo que pensamos

Por: Agustín Oyarzún Velásquez – Profesor de Lenguaje y Comunicación / Investigador Paranormal –

FB: Paranormal Austral Mail: paranormalaustral@gmail.com

A todos cuando pequeños, si no tal vez a la gran mayoría, nos contaron en alguna ocasión una historia sobre fantasmas, brujos o lugares encantados, narraciones que sin duda no asustaban y generaban en nosotros temores que no nos dejaban dormir y que a veces, provocaban pesadillas. Por lo menos una vez habremos visto una película de terror con el mensaje “basado en hechos reales”, que tienden a ser exagerados en la pantalla grande con el fin de generar impacto e interés en el film, y que, a final de cuentas, termina generando en el espectador dudas respecto a qué tan veraz es ese mismo enunciado.

Los relatos de este tipo son más comunes de lo que puede creerse, es altamente probable que todos conozcan a alguien con una historia de este tipo, y en caso contrario, posiblemente hemos de ser nosotros mismos quienes alguna vez hayamos experimentado un evento sobrenatural. Si bien suenan espectaculares y poco creíbles, los relatos y experiencias paranormales suelen estar más cerca de lo que pensamos, y no me refiero únicamente a manipular objetos o encontrarse con seres de la mitología, no, las experiencias sobrenaturales abarcan un sinfín de situaciones, que incluyen, por ejemplo, los sueños premonitorios y los deja vu, situaciones que hemos experimentado en alguna ocasión.

Hay muchas cosas que desconocemos, que escapan de nuestro entendimiento, y de las que en ocasiones somos nosotros mismos los causantes, ya que nuestro estado de ánimo influye incluso en esto. Por ejemplo, un fenómeno poltergeist puede ser explicado por un elevado estado de estrés o depresión, tal como sucedió en Rosenheim en la década del 60, en donde los constantes fallos en el sistema eléctrico, inexplicables desapariciones de objetos y lanzamiento de estos mismos, eran, inconscientemente, causados por la secretaria del lugar, quien no pasaba por un complicado momento personal.

A veces las historias no son solamente historias, guardan un trasfondo más profundo y merecedor de análisis, de atención y explicación, no de incredulidad e invalidación como suele suceder frente a estos temas, aunque resulten increíbles. Recordemos que vivimos en un mundo ancho y ajeno, y, sobre todo, aún desconocido…



 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *